Follow by Email

martes, 9 de febrero de 2016

125 AÑOS DEL NACIMIENTO DE LUIS E. VALCARCEL



 Este 8 de febrero se cumplen 125 años del nacimiento de Luís Eduardo Valcárcel Vizcarra. Hombre fecundo, estudioso del pasado peruano, sus investigaciones le permitieron darle al Perú una nueva visión de sus fundamentos históricos. Profesor universitario, ejerció durante el gobierno de José Luís Bustamante y Rivero su única participación en la vida política de la nación como Ministro de Educación.
Valcárcel nace en Ilo un 8 de febrero de 1891 "en una casa de bajos frente al mar”. A la edad de un año sus padres, los moqueguanos Domingo Luciano Valcárcel y Leticia Vizcarra Cornejo, lo trasladan junto a ellos hacia el Cuzco, ciudad donde vivió hasta inicios de la década de 1930. Es quizá por ello que Valcárcel no reivindica sino en contadas ocasiones sus orígenes moqueguanos. En una entrevista reconoce con franqueza: "Nací en Ilo, y lo digo porque tengo que decirlo, pero toda mi vida la pasé en el Cusco." En sus memorias dice al respecto: “Yo había nacido a orillas del mar, de manera que había sido ileño y por consiguiente partidario del mar pero resulté en la sierra y partidario de la montaña. Ese fue el cambio que se operó..."
En el Cusco, desde muy pequeño, manifestaría su preocupación por la investigación y los sucesos del lugar y del Perú, a través de su inclinación periodística. "A una edad en que los niños imaginan mundos de fantasía, encontré un entretenimiento bastante particular: redactaba un periódico en miniatura que salía en manuscrito en dos pliegos de papel tamaño oficio y cuyo nombre era "El Toro" que luego cambiaría por "El Heraldo". Ya para segundo de secundaria, ofreció una disertación, la que puede considerarse como la primera manifestación de su vocación por la Historia.
En 1903 Valcárcel cursa estudios en el colegio jesuita de San José. Alumno siempre aplicado, desempeñaba además labores en “El Comercio” que abandonó para trabajar en “El Sol”. En 1908 ingresa a la Facultad de Letras de la Universidad San Antonio Abad. En 1913 funda junto a un grupo de universitarios el Instituto Histórico del Cusco que presidió. Tuvo destacada participación en la huelga que perseguía la Reforma Universitaria. Luís Eduardo pertenece a una generación que se le conoce con el nombre de Escuela Cusqueña, en cuyo seno nacería el germen del Indigenismo.
Con su tesis “Kon, Pachacamac, Wiracocha” concluyó sus estudios en la Facultad de Letras. Ese mismo año (1912) inicia sus estudios en la Facultad de Ciencias Políticas y Derecho y su actividad docente. Al año siguiente, con su tesis “La universidad del Cusco, su nueva organización” opta el grado de Doctor en la Facultad de Letras. Con su tesis “La cuestión agraria en el Cusco” opta el grado de bachiller en Ciencias Políticas y Administrativas. De 1916 es su tesis “Del Ayllu al Imperio” que le permitió optar el bachillerato en la Facultad de Jurisprudencia. En 1919 es elegido diputado por Chumbivilcas.
Valcárcel ocupó muchos cargos públicos, pero el más alto fue el de Ministro de Educación, puesto en el que fue designado por el Presidente Bustamante y Rivero, y cargo desde el que siempre se quejó por la intromisión política de la que fue objeto. Cultivó la amistad del Amauta Mariátegui a partir de 1924, quien le aconsejó que sea Luís Alberto Sánchez quien escribiera un colofón a su “Tempestad en los Andes”. Como él mismo lo dice, "Siempre afecto a la producción intelectual provinciana, Mariátegui recibió con interés ciertas descripciones de la vida serrana fruto de observaciones realizadas durante mis continuos viajes por la sierra cusqueña y puneña. El me animó a publicarlas reunidas en un volumen titulado "Tempestad en los Andes" parte del cual apareció en el número inaugural de "Amauta”. La amistad entre Valcárcel y José Carlos Mariátegui se inició en 1924, cuando el primero llegó a Lima con la finalidad de asistir al Congreso Científico Panamericano de ese año. A partir de esa oportunidad, cada vez que Valcárcel visitaba Lima, destinaba por lo menos una tarde para dialogar con Mariátegui, frecuencia que se extendió hasta 1 929, visitas que se suspendieron momentáneamente cuando en 1927 Valcárcel fue apresado. Grata fue la sorpresa de ambos al descubrir que eran moqueguanos.  “De manera que éramos paisamos sin saberlo efectivamente, como también lo era de Mariano Lino Urquieta, que fue arequipeño por adopción, como yo cuzqueño y Mariátegui limeño” escribió.
Impulsor de los estudios andinos, Valcárcel logró la fundación del Instituto de Etnología en la Universidad de San Marcos introduciendo oficialmente el aprendizaje de la Etnología en el Perú. Fue, además, Director del Museo de Cultura Peruana, cargo que desempeñó hasta 1964, fecha en que sufrió un síncope que se diagnosticó como espasmo arterial cerebral.
Haciendo un balance de su actuar, Valcárcel escribía en sus Memorias: "Me satisface comprobar que las energías me han acompañado más allá de lo que hubiera podido esperar. Me complace manifestar que he tenido arrestos para batallar hasta los últimos tiempos, en defensa de nuestros monumentos arqueológicos, demandando mayor preocupación por parte del Estado en lo referente a la investigación histórica, a la promoción y defensa de nuestros valores nacionales... Así mi vida ha llegado hasta 1981, a las puertas del siglo XXI, a estos tiempos en que se hacen apreciaciones más o menos seguras sobre lo que será el siglo próximo. Por eso me siento un hombre de tres siglos, nacido en el XIX, he vivido casi todo el siglo XX y ahora me preocupa lo que el XXI traerá al Perú..."
Hace ya muchos años ofreció una entrevista a la revista Opinión. En ella expresó entre otras ideas las siguientes: "Yo me siento con verdadero derecho de llamarme moqueguano. Nací en Ilo, de mi afecto. Es verdad que hemos estado distantes, pero los vínculos de mi familia han sido constantes, tanto en el Cuzco como en Lima. Siempre los moqueguanos y los ileños han estado en casa de mis padres... He tenido grandes deseos de volver a Ilo, pero no ha sido posible por estar prohibido de viajar por encontrarme delicado de salud. Estoy informado que el pequeño pueblo de Ilo ha crecido mucho..."
Han pasado 125 del nacimiento de esta ilustre ileño. Este es mi breve homenaje en su memoria.