Follow by Email

viernes, 29 de mayo de 2015

BREVE HISTORIA MARÍTIMA DE ILO ( I )


En los últimos años la posición estratégica de Ilo ha generado una serien de proyectos que tienen que ver con su principal recurso: el mar. La empresa Southern Peru escogió nuestro puerto justamente por eso, porque le permitía sacar su producción de cobre directamente a los puntos de venta en todo el mundo, construyendo aquí su fundición y tren industrial, además, por supuesto, su muelle o espigón. Enersur vio una oportunidad no solo para producir energía a base de carbón sino también para construir el muelle más largo de Sudamérica. Bolivia y Brasil, dos economía en actual desarrollo, tienes fijadas sus esperanzas que el puerto de Ilo sea a oportunidad que ellos buscan para un acceso más rápido y económico hacia los mercados del Asia. Las carreteras Binacional y e Interoceánica se hicieron pensando no solo en conectar la costa con la sierra y ambas con Bolivia y Brasil sino en utilizar el puerto de Ilo con los mismos objetivos. El pretendido tren, el tan mentado gaseoducto o la a veces lejana petroquímica han tenido siempre como punto final el uso del puerto de Ilo como salida hacia los mercados internacionales.

La vocación marítima de Ilo ha estado presente en toda su historia, desde los primeros grupos humanos que vieron en el mar la principal fuente de su sustento hasta la actualidad. No puede entenderse su existencia si no tenemos en cuenta el papel importante que el mar ha jugado en el desarrollo de nuestra ciudad. Pero si bien aquellos vieron el mar como un sustento y el proveedor de recursos adicionales, con el tiempo el mar se convirtió en el centro de su quehacer económico y político.

Comprobado está ya que los primeros pobladores europeos arribaron a nuestro puerto aproximadamente en 1537 luego de su fallida expedición hacia el actual Chile. Muchos españoles se establecieron en sitios aledaños a Ilo dando inicio a  los caseríos de Pacocha, Chuza, Carrizal, Miraflores, Pocoma, Alfaro, Platanal, San José, Agua Buena, Yerba Buena entre otros. Al poco tiempo ya se estaban haciendo los primeros negocios marítimos: en julio de 1539 Juan Vallejo, vecino del valle de Ilo entrega poder a Mizier Francisco para que administre de la mejor forma los navíos de su propiedad, entre ellos uno de nombre Saint Josepho. 

Durante la colonia el puerto de Ilo era lo que hoy se conoce como Boca del río; no existía un muelle y los navíos anclaban en bahía y llegaban a tierra en botes acondicionados para transporta pasajeros y carga. Su actividad se hizo más importante durante el apogeo de Potosí cuyos cargamentos de plata salían hacia el Callao tanto por este puerto como por Arica formando así lo que se llamaba la “Trilogía de la plata” que luego en forma de lingotes salía hacia España.

Debido a que el puerto se ubicaba en la desembocadura del valle, era frecuentemente visitado por muchos navegantes quienes lo consideraban un puerto de escala para la aguada y donde se embarca un aceite de primera calidad, frutas y azúcar. Estas características las confirma Pedro Cieza de León quien en 1553 señalaba que pasando el puerto de Quilca “está un buen puerto que se llama Ylo: y por él sale a la mar un río de agua muy buena que tiene el mismo nombre del puerto…” 

Durante su gobierno el virrey Manuel de Oms de Santa Pau (1707-1709) le otorgó poder al francés Enrique Renaud y a un grupo de franceses para que “funden” el pueblo de Pacocha y repueblen San Gerónimo que había sido abandonado debido a una peste de difteria, disentería y terciana. Incluso permitió el comercio de contrabando por aquí lo que le valió que sea denunciado ante España y destituido. Durante el gobierno de Don Carmine Nicolás Carracciolo, Príncipe del Santo Buono (1717) numerosos inmigrantes  se establecieron en Ilo. Incluso su hermano don Francesco Carracciolo desempeñó en Ilo funciones de receptor y proveedor de naves.

En 1711 la actividad portuaria se hizo más frecuente, llegando navíos que traían brea, mercancías y tabaco además de otras cargas, por lo que se habilitó la caleta de Puerto Inglés a fin de hacer más fluido este comercio. Hacia el último cuarto del siglo XVIII el comercio de navíos ingleses se hizo muy frecuente debido a la poca protección con la que contaba la bahía; no obstante este se hacía lejos de Pacocha, en el denominado Puerto Inglés.

No hay comentarios: