Follow by Email

miércoles, 1 de abril de 2015

LOS ESPIAS: UN RECUERDO IMBORRABLE




Después de muchos años tuve la oportunidad de rencontrarme con amigos y amigas con los cuales compartí momentos de mi adolescencia y juventud. La reunión que nos permitió este reencuentro tuvo un agregado: la presentación de "Los espías", el grupo musical que marcó gran parte de nuestra vida escolar, de las fiestas, de los quinceañeros, de los bailes de promoción, los matrimonios y de muchos enamoramientos de la época.
Los inicios de esta agrupación icónica de Ilo tuvo su antecedente en el club juvenil musical y artístico "The spy" formada inicialmente en casa de la familia Lévano, y que de alguna manera agrupaba a Orlando Dávila (Hamper), Jorge Manchego, Saúl Dávila, Alberto Ficher, entro otros. Con el tiempo se dio forma a un grupo musical en el que Guido Rosado era la primera guitarra, Percy Lévano tocaba el bajo, Jorge Manchego era el vocalista y Hamper tenía a su cargo la segunda guitarra. Varios fueron quienes integraron "Los espías" a través del tiempo; fue el propio Hamper quien me facilitó el nombre de algunos de ellos, entre quienes recuerdo a Jorge Ticona, Edwin Barreda, Hugo "Chalán" Lajo, Toño Mollo, Fredy Ataucuri (el popular Choc Choc), Obdulio Gómez, Perico Bolaños, Lelo y Beto Jo, Hugo "Chivas" Gamero, Andrés Angulo, etc.
No fue fácil para los muchachos de aquella época construir un conjunto y mantenerlo; pero fue su interés por la música y el apoyo que les brindaban los amigos y benefactores que pudieron con el tiempo hacerse de algunos instrumentos, después de tocar en algunas presentaciones con equipos prestados. Recurrieron incluso al ingenio para hacerse de instrumentos musicales, como cuando construyeron artesanalmente una batería a la que bautizaron TEPSA la que tocaban con baquetas de olivo.
"Los espías" tuvieron su momento de fama llegando a tocar en Moquegua, Toquepala y Cuajone, Tacna y eran infaltables en cuanta fiesta se organizaba en Ilo de aquel entonces. Creo que fue la época de oro de los grupos musicales pues junto a ello tocaban también "Los átomos" de Ilo (en donde figuraban Lelo Jo y su hermano Alberto, Hugo Gamero, Víctor Dávila, Lolín Chirinos, Lucho Mendoza, etc.), "Los Teishcos" y "Los Escorpio" de Moquegua, "Los graduados" de Tacna y "Sacramento" de Arequipa.
Debido a diversas circunstancias sus miembros fueron dejando la agrupación siendo remplazados por otros hasta desintegrarse a mediados de la década de 1970. Aunque tocaban música diversa, lo que los hizo famosos y recordados fue el rock con música de Huriah Heep, Led Zepellin,  Santana,  Black Sabbath y Rolling Stones, "música del demonio" como decía las abuelas no sin escandalizarse,
El referente del conjunto siempre fue Orlando Dávila aun después de desintegrarse; de alguna manera  mantuvo en el imaginario de aquella generación a "Los espías" como una época imborrable. Y hubieron  oportunidades en que, en reunión de amigos, ya casados, con trabajo y sólo por amor al arte y con mucho de nostalgia, se congregaban en alguna reunión y recordaban  aquellas épocas tocando los temas que los hicieron famosos, si por famoso puede entenderse el hecho que los amigos no los han olvidado y disfrutan de la música que en el siglo pasado el conjunto interpretaba.
El 31 de enero de este año, los vimos nuevamente en el escenario como cuando teníamos 13 o 16 años. Ahora Hamper era el vocalista. Solo tuve que cerrar los ojos un momento y recordar aquella época de estudiante en el Becerra, las fiestas en el Tusan, las veladas literarias o las actuaciones en las que se presentaban como número de fondo. La música era la misma, en especial "July morning" de Huriah Heep. Y pensé que, como los grandes, "Los espías" no habían pasado: se habían quedado en el recuerdo de una adolescencia y juventud agradables.

1 comentario:

CARLOS ANGELES dijo...

Grandes Los Espias. Creo que falto mencionar al Chino Falah como primera guitarra y al Loco Diaz en el bajo allà por los gloriosos 75-76.