Follow by Email

lunes, 20 de abril de 2015

EL APORTE CHINO



Desde finales de la década de 1840 empezaron a llegar al Perú los primeros inmigrantes chinos procedentes de Macao, iniciando un comercio que buscaba cubrir la demanda de mano de obra surgida luego del boom del guano como en las haciendas de azúcar. Hasta finales del siglo XIX los “culíes” estuvieron en condiciones tan inhumanas que calificar su situación de esclavitud no hace sino graficas el maltrato del que fueron objeto.
Culminado su contrato de trabajo, los orientales se dedicaron al trabajo por su cuenta en bodegas y restaurantes de comida china a la que empezó a llamarse chifa, término derivado de “chaufán” (comer comida). Con el tiempo las posteriores migraciones fueron distribuyéndose en todo el territorio nacional, especialmente en los puertos a donde llegaban animados por familiares y amigos llegados con anterioridad y las condiciones que vivía la propia China. Casados con peruanas pronto incorporaron a la cultura nacional nuevos elementos que son en la actualidad parte de la identidad nacional.
Ilo no fue la excepción. Desde fines del siglo XIX llegaron a nuestro puerto migrantes orientales que muy pronto se convirtieron en una comunidad importante e influyente dedicada prioritariamente al comercio. Debido a su éxito comercial, lograron alcanzar una  posición social y económica que les permitió incursionar en otros espacios, principalmente en la cultura.  Don Juan Kocchiu, por ejemplo, llegó al Perú en 1885 junto a sus hijos Alejandro y Ricardo, éste último radicado en Moquegua se dedicó como muchos otros al comercio entre Moquegua y Tacna.
En el tema de la educación no hay que olvidar que fue esta colonia la que el 2 de abril de 1923 entregó en ceremonia pública la escuela de varones ubicada en la esquina de la Plaza de armas que luego se denominaría 974. Y que doña Tarcila Ley era una de las maestras que a inicios del siglo XX enseñaba las primeras letras en su casa de la calle Pichincha. Y que, solo como ejemplo, don Humberto Kocting Ampuero dirigía uno de los primeros periódicos que tuvo Ilo, “El Porteño” y puso en funcionamiento el primer cine de una cadena que desarrolló con elk tiempo.
Fue sin embargo en el campo comercial que la colonia china logró las mayores satisfacciones En la primera mitad del siglo XX entre las firmas quie tenían representación en Ilo estaban “Vo King y Cía.”, “Pow Lam Long y Cía.”, “Pon Bang y Cía.” cuyo representante era Pablo Liu. Un rasgo característico es que muchos de estos negocios estaban ubicados en las esquinas, lo que era comercialmente una gran ventaja, si no veamos: Moisés Lem Vong, Domingo Koc Wasing, Manuel Hu Ting López, Aurelio Jo, Mario Koc, Manuel Fu Sen, Manuel Koc Huen, Maximo Loo Ven, Alberto Lao Sun, Pablo Liu, Aurelio Chu Sayan y José Lam Tay. Quizá de allí nació la frase “El chino de la esquina”. Curiosamente todos estos negocios estaban en la calle Zepita, que debió llamarse con más propiedad la “Calle de los chinos”.
Hubieron otros negocios como los de Yan Leo, Andrés Kuong, Santiago Lau que manejaba una tienda y un grifo, José Koctong y su famosa ferretería del mismo apellido en al calle Ayacucho, Manuel Cam, Alfredo Lao Ki, y pare de contar.
Muchos invirtieron en la agricultura especialmente en la del olivo. Solo por mencionar algunos ejemplos la familia Kocchiu era dueña de Mostazal de arriba y Mostazal de abajo; Santiago Kocting era hasta donde se sabe dueño de la hacienda Chiribaya y don Francisco Kuong lo era de la hacienda Pocoma que además producía el agua de mesa del mismo nombre.
La tranquilidad económica alcanzada por la colonia permitió  a muchas familias chinas acceder a mejores expectativas de vida, pudiendo enviar a sus hijos e hijas a cursar estudios en lugares distantes tales como Arequipa o Lima; algunas hijas desarrollaron aficiones artísticas, tanto en la pintura como en la música y la artesanía. En su afán por conservar sus orígenes y mantener su identidad cultural, la colonia creó el Club Tusan que tuvo como su principal impulsor a don Santiago Kocting quien además donó el l terreno para el Club de Leones de Ilo.
Una curiosidad final: del apellido Koc se derivan otros apellidos como Kocton, Koctong, KocLem, Kocchiu. El apellido original era KUOC y luego se castellanizó en Koc, tal como lo conocemos hoy.
Agradecimiento especial a don Jorge Kocchinfoc y a Roberto Tito Kocchiu por los datos y las fotos compartidas.

7 comentarios:

Isabel REVILLA LIU dijo...

Importante aporte a la historia de Ilo. Es importante que lo conozcan nuestros niños y futuras generaciones del aporte de la colonia china en la construcción y desarrollo económico de la hermosa ciudad de ILO . Ya que actualmente no es recordado por las autoridades para citar un ejemplo en la inauguración de UGEL-ILO ni se mencionó a la colonia China que aportó a la educación de ILO y donó los terrenos donde está la actual UGEL.

Bruno dijo...

Hola Edwin. Tremendo aporte a la cultura, estas son cosas que Lamentablemente, no llevamos en cursos de primaria. No nos cuentan esto en el colegio. Me agradaría poder leer pronto, algo respecto al aporte Afro descendiente en el Sur del Peru, o precisamente en Ilo.

Karel Quiroz dijo...

Hola profesor Adriazola. Es la primera vez que escribo; pero sigo su blog desde hace dos años. Lamento que nuestras escuelas hayan limitado la historia de Ilo a solo su fecha de fundación y su pasado Chiribaya, cuando en realidad nuestra provincia tiene mucho más por contar.

Admiro profundamente su trabajo.

¿En dónde puedo adquirir su último libro?

EDWIN ADRIAZOLA dijo...

Gracias por los comentarios. Intento entregar en este blog datos que no se conocen de Ilo. La colonia china ha cumplido un papel muy importante en al formacion de la identidad de Ilo. Aun no se ha escrito a profundidad su aporte y espero que con el tiempo esto pueda ocurrir.
Karel: el libro lo puedes adquirir en la tienda de Ideas y Detalles en Ilo, calle Abtao.

EDWIN ADRIAZOLA dijo...

Gracias por los comentarios. Intento entregar en este blog datos que no se conocen de Ilo. La colonia china ha cumplido un papel muy importante en al formacion de la identidad de Ilo. Aun no se ha escrito a profundidad su aporte y espero que con el tiempo esto pueda ocurrir.
Karel: el libro lo puedes adquirir en la tienda de Ideas y Detalles en Ilo, calle Abtao.

Unknown dijo...

Hola profesor muy interesante sobre todo de su tema y gracias por su acotación sobre la familia kuong yo soy descendiente de ese apellido y me intereso saber más de mis orígenes de mis ancestros chinos si se pudiera saber más si tiene información sobre la familia kuong q llegó de hong Kong me lo puede enviar a mi correo suyeng111@hotmail.com se lo agradeciria mucho

Edwin Hernán Adriazola Flores dijo...

Hola. Tratare de revisar algunos datos y te paso la voz al correo que enviaste. Saludos.