Follow by Email

miércoles, 17 de abril de 2013

BREVE HISTORIA DE ALGUNOS CURAS LOCALES.

En un artículo anterior nos ocupamos del cura Tadeo Vargas y de una denuncia que en su contra entabló don Francisco Nieto. Pocos son los datos que sobre curas se tienen en la historia de Ilo. A continuación deseo compartir con ustedes algunas referencias sobre curas que fueron del valle de Ilo.

Una de las noticias más antiguas que al respecto se tiene corresponde al licenciado don Joseph Urbano Velásquez Baena y Antiparra quien en 1734 ejercía el cargo de presbítero, cura y vicario del valle de  San Gerónimo de Hilo. El 5 de julio de ese año recibió mediante escritura pública  de don Bernardo Velásquez Mazuelos un censo por 650 pesos sobre la hacienda de viña del pago de Omo y sobre el olivar de Amoquinto, olivar que con el tiempo Urbano Baena logró comprar, según consta en escritura del  14 de abril de 1736.
En 1535 es nombrado por don Gerónimo Fernández Dávila en su testamento dándole poderes extensos para que pueda testar en su nombre, pues como él mismo dice “La gravedad de mis achaques no me da lugar a hacer y ordenar mi testamento teniendo como tengo comunicados las cosas de descargo de mi conciencia y bien de mi alma con el licenciado don Joseph Urbano Velásquez cura y vicario del valle de Ylo.” El 11 de mayo de ese mismo año Urbano fue declarado albacea de don Manuel Hurtado de Mendoza de quien dijo que le había entregado "veinte y tres libras de cera ordinaria labrada.”
En marzo de 1736 Velásquez declara que tenía deudas pendientes con don Agustín Velásquez por lo que a la muerte de éste procedió a hacer cuentas y liquidar la deuda con su viuda doña Ángela Dávila y con doña Juana de Velásquez, hija de ambos, quedando la cuenta  en mil pesos de a 8 reales, cantidad que Baena terminó donando a Juana por el cariño que le tenía. En junio de 1757 recibe en herencia una casa o cuarto tasado en 4,330 pesos en Moquegua por la muerte de su sobrino Rodrigo Velásquez. Ese mismo año inició juicio para obtener a favor del curato de Ilo parte de los bienes legador por don Juan de Oses. Por lo menos Joseph Velásquez ejerció el cargo de cura y vicario de Ilo hasta fines de 1758.
Por breve tiempo fue cura del valle de Ilo en 1740 don Juan Joseph Velásquez quien, de acuerdo al testamento dictado por don Bernardo Lloret, español natural de Mallorca, se sabe que le tenía una deuda pendiente de trece pesos por la compra de unos estribos y diez pesos de  un sombrero además de ocho pesos por otras adquisiciones.
Otro de los encargados del curato del valle de San Gerónimo de Ilo fue don Joseph Valencia. De él se sabe que ejercía el cargo interinamente en 1776.  Así hace constar en su testamento don Sebastián Fernández de la Cruz quien afirma que aquel tenía en su poder  "una mula criolla retinta que se hizo llevar de las lomas…”
En 1806 era cura propio del valle de Ilo don Juan Mariano Velarde, hijo del Capitán Don Nicolás de Velarde y Echegaray y de doña Rosa Pomareda Con fecha 9 de agosto de 1806, recibió poder de su padre para testar. En realidad Mariano fue hijo en segundas nupcias de Nicolás y en ese mismo matrimonio, hermano de Mauricio, Magdalena y María del Carmen.

No hay comentarios: