Follow by Email

miércoles, 2 de junio de 2010

EL MUELLE FISCAL.


La información más antigua que se conoce sobre el muelle fiscal data de 1861. En abril de ese año, el Congreso autorizó al Ejecutivo la construcción de un muelle en Ilo, según se desprende del siguiente decreto promulgado el 9 de mayo de ese año:
“Lima, abril de 1961.
Excemo. Señor.
El Congreso autoriza a V.E. para que ordene se construya un muelle en el puerto de Ilo, y los puentes de Esquino, Torata, Trapiche y Alto de la Villa, en el departamento de Moquegua, empleando al efecto el sistema que considere más pronto y eficaz. Autoriza también a V.E. para que con los fondos nacionales, mande reparar el camino de Ilo a Moquegua, hasta que queda practicable para carros, y determinar la conclusión de la torre de la Iglesia Matriz de la referida Ciudad de Moquegua, disponiendo que se coloque en ella el reloj que fue comprado con ese objeto.
Lo comunicamos a V.E. para su cumplimiento.
Dios guarde a V.E. Miguel del Carpio, Presidente del Senado.- Antonio Arenas, Presidente de la Cámara de Diputados.- José Hermójenes Cornejo, Secretario del Senado.- Evaristo Gómez Sánchez, Diputado Secretario.
Al Excemo. Señor Presidente de la República.
Lima, mayo 9 de 1861.
Cúmplase, comuníquese y publíquese. Rública de S.E.- Morales.”
Debido a esto, en el Presupuesto General para el bienio 1861-1862 se consignó una partida de 30,000 pesos para el muelle de Ilo, obra que aparentemente tardó en ejecutarse y prácticamente quedó paralizada luego del maremoto de 1868.
Con motivo de este desastre el gobierno del presidente Balta dispuso la construcción de un muelle para el nuevo pueblo de Ilo para loq ue se destinaron ocho mil pesos. En febrero de 1,869 Balta aprobó los planos de un nuevo muelle para Ilo y un presupuesto de 16 mil soles, cantidad ampliada al año siguiente en mil soles. Para julio de 1,870 "el pequeño muelle fue concluido y puesto al servicio del comercio". Pero luego de los primeros usos del mismo, el Prefecto de Moquegua don Miguel Valle Riestra informaba que "la obra del muelle de Ilo es inútil en lo absoluto. Todo en ello es malo. Construido el muelle sin el cimiento necesario, en pocos días no presentará sino la vista de una cantidad de piedras amontonadas sin orden ni trabazón".
Contrasta con este informe el que realizó don Miguel Grau como Comandante General de Marina presentado al gobierno en 1,878, en el que se lee sobre este tema: "... los hermosos y magníficos muelles de Eten, Pacasmayo y Pisco, así como los pequeños de Ilo y Arica, todos en esqueleto, del sistema Mitchell, prueban que ésta es la única construcción apropiada para nuestras costas, donde las fuertes corrientes que se experimentan, las grandes cantidades de arena que se arrastran, y el fuerte embate del mar, hacen pronto inservible otro sistema, como ha sucedido en los muelles sólidos de Huacho, Chorrillos, y de otros puntos que pronto han sido inutilizados..."
El tema del muelle no volvió a tocarse sino hasta 1893, en que se realiza la primera refacción del mismo, pasado el conflicto con Chile, en base a un presupuesto de 10 mil soles. Kuon indica que "el muelle... se compone de un muro de albañilería en buen estado, de un cuerpo metálico de 48 metros de largo y 10 de ancho y un cabezo de 20 X 7 metros. El cuerpo del muelle está formado por 15 hileras de pilotes de cinco pilotes cada una, de 10 metros de altura por 10 cm. de diámetro cada pilote, unidos todos entre sí por 388 tirantes de fierro redondo de 0,02844 m de diámetro en forma de Cruz de San Andrés". Así refaccionado, el muelle fue entregado a la aduana de Ilo en 1 897.
La siguiente refacción fue hecha ya en la década de 1910, que es como lo conocemos en la actualidad con el nombre de Muelle Fiscal.