Follow by Email

sábado, 3 de octubre de 2009

DESEMBARCOS CHILENOS EN ILO.


Tradicionalmente se ha sostenido que el puerto de Ilo (o Pacocha) fue ocupada en dos oportunidades por las fuerzas chilenas durante el conflicto del Pacífico.
No es así.
Tres fueron las veces que los chilenos estuvieron en Ilo como parte de la estrategia de aislar las fuerzas peruanas en Tacna y Arica al mando del glorioso coronel Francisco Bolognes del resto del Perú.
La primera expedición sobre Ilo se produjo en la madrugada del 17 de agosto de 1879 y fue realizada por las naves chilenas Blanco Encalada y Magallanes, bajo la conduccióin del comandante Juan R. López. La estadía de estas naves duró unas cuantas horas y avanzada la mañana ellas retornaron hacia el sur, pues como escribió Lopez a sus superiores "no teniendo mi recalada en Ilo ningún objetivo agresivo contra las embarcaciones menores... dejé este puerto unas horas después".
El segundo desembarco ocurrió a fines de diciembre, arribando a Ilo la fuerza naval chilena al mediodía del 30 y fondeando el regimiento Lautaro de 550 plazas, además de 12 granaderos a caballo, todos a bordo del Copiapó y bajo las órdenes del teniente coronel Arístides Martínez, delegación a la que se le unió en Pisagua la Chacabuco. La tropa invasora desembarcó en tres zonas: hacia el norte de la desembocadura del río, por el sur, en la bahía de Pacocha y por la misma desembocadura del Osmore, teniendo órdenes expresas de apoderase del ferrocarril y de la estación del telégrafo.
En esta segunda incursión aunque la tropas retornaron hacia el sur el 4 de enero de 1880, una flota de naves quedó bloqueando el puerto a la espera del último y decisivo desembarco. Entre ellas que desempeñaban esa tarea se encontraba el Huáscar ya con bandera chilena.
El tercer desembarco se produjo por la playa de Tres Hermanas en febrero de 1880. El cuartel general chileno se ubicó en casa de la sra. Eudicia Barrios de Zapata, a espaldas del templo de San Gerónimo. En esta oportunidad el total de la fuerza chilena alcanzó 14,000 efectivos aunque nunca se ha esclarecido el número exacto de ella. Acompañaban a esta tropa 18 piezas de artillería.
Desde aquí salieron expediciones hacia Moquegua, Mollendo, Camiara y Locumba, permaneciendo la fuerza ocupacional en Ilo hasta el mes de junio en que se dirigió hacia Tacna y Arica.
Posteriormente nuevas incursiones se producirían, como en julio de 1880 a cargo de la Abtao o en febrero de 1881 a cargo de la Pilcomayo, el Tolten y la Magallanes.